Limpieza de alfombras

Mantén tu alfombra como nueva, limpiandola

Manchas, marcas, cambios de color…
La alfombra sufre mucho desgaste y tenemos que saber cómo limpiarla bien, tanto si es de pelo largo como de fibras naturales. Con los cuidados adecuados alargarás su vida. Aquí tienes una guía de trucos infalibles.

1.

¡OJO CON LOS MUEBLES!

Su peso las marca. Ve girándola cada cierto tiempo para que no se desgaste siempre del mismo lado.

2.

EVITA EL POLVO

Estropea las fibras y apelmaza las alfombras así que es muy importante aspirarlo con asiduidad.

3.

LIMPIA Y ENROLLADA

Cuando quieras guardarla, llévala a la tintorería y guárdala enrollada en papel de periódico porque absorbe la humedad.

 

El desgaste por el uso y el sol directo se “comen” el color de las alfombras. Si tu alfombra ha perdido su color original puedes reavivarlo con una de estos tres sencillos trucos caseros que te resultarán muy fáciles y efectivos. Toma nota:

  • Con sal gorda. Mezcla en un bol un puñado de sal y agua hasta formar una pasta. Extiéndela sobre la alfombra y deja que se seque. Luego, frota con un cepillo para que actúe mejor y retira los restos con el aspirador.
  • El vinagre de alcohol, mejor caliente, es otro remedio eficaz. Frota la superficie de la alfombra con un paño de algodón impregnado en vinagre. Deja actuar unos minutos y pasa un paño seco antes de aspirar.
  • Si la alfombra es oscura puedes esparcir posos de café ligeramente húmedos. Basta con retirarlos una vez se hayan secado.

SI TIENE UN OLOR DESAGRADABLE…

Neutralízalo con bicarbonato. Basta con espolvorearlo por la superficie, dejar que actúe y retirar con el aspirador. Después aromatiza la alfombra con aceites esenciales de lavanda, canela, geranio… Para que te sea más fácil, ayúdate de un aerosol.

SI LA ALFOMBRA TIENE MARCAS DE LOS MUEBLES…

Entonces repáralas con cubitos de hielo. Aplícalos en la zona afectada y deja que se derritan. La alfombra se ahuecará y la hendidura acabará desapareciendo. Si la marca se resiste, usa un tenedor de postre para acabar de levantar, con cuidado, las fibras.

¡Ah! Y gira la posición de tu alfombra, como mínimo, una vez al año. Así se desgasta igual por ambos lados y las marcas se fijan menos.

EL POLVO: EL GRAN ENEMIGO DE LAS ALFOMBRAS

El polvo estropea las fibras y, si no se retira, puede llegar a rasgarlas, a la vez que apelmaza la alfombra. Lo mejor es eliminarlo con el aspirador. Desde Alfombras KP recomiendan hacerlo sin cepillo, únicamente con el tubo del aspirador, para evitar que la alfombra se desgaste innecesariamente.

SI LA ALFOMBRA SE HA MANCHADO…

Actúa rápido: es el mejor remedio antimanchas. Lo primero que debes hacer es eliminar los restos con papel absorbente. Limpia desde el borde hacia el centro y nunca uses una esponja muy mojada: puedes hacer que la mancha se expanda. Antes de utilizar cualquier producto quitamanchas pruébalo en una zona no visible. Y para las manchas más rebeldes:

DE VINO TINTO

Elimínalo frotando la zona afectada con agua con gas y, a continuación, extiende una espuma limpiadora.

DE TÉ O CAFÉ

Se limpian frotando la mancha con una mezcla hecha con detergente y vinagre blanco.

DE CHICLE

No intentes arrancarlo directamente. Endurece el chicle con un cubito de hielo y te será más fácil de quitar.

DE TINTA DE BOLÍGRAFO

Se elimina “pellizcando” la mancha con un paño blanco bien limpio impregnado con leche.